Los 5 colores de los anillos olímpicos

No importa en que país estemos, los 5 anillos olímpicos son universalmente conocidos como el símbolo del mayor evento deportivo del planeta. Pero, ¿se ha preguntado lo que significa? ¿Y sus colores? Se dice que los anillos representan cada uno de los 5 continentes que participan en los juegos: América, Australia, Asia, África y Europa. Y que los colores fueron elegidos para reproducir los colores que las banderas de cada uno de los países participantes.

Simbología de los anillos

Las palabras exactas de Coubertin, recogidas en sus Textes Choisis II, de 1931, fueron: «La bandera olímpica tiene un fondo blanco con cinco anillos entrelazados en el centro: azul, amarillo, negro, verde y rojo. Este diseño es simbólico; representa a los cinco continentes del mundo, unidos por el Olimpísmo, mientras los seis colores son aquellos que figuran en todas las banderas nacionales del mundo en la actualidad.

En 1951, el Comité Ejecutivo suprimió, por falta de pruebas que lo sustentara, y expresamente para evitar cualquier controversia al respecto, la mención que existía hasta entonces en la Carta Olímpica de la asociación de los cinco colores con los cinco continentes.

En noviembre de 1992, en la revista del Comité Olímpico Internacional Olympic Magazine, el historiador estadounidense Robert Barney comenta que la idea de los anillos de Pierre de Coubertin provino del emblema de la «Unión Francesa de Sociedades de Deportes Atléticos» de dos anillos entrelazados (como el clásico emblema significando una pareja en matrimonio) con los colores azul y rojo sobre fondo blanco adoptando los colores de la bandera de Francia organismo fundado por la unión de dos asociaciones deportivas francesas y que dirigió hasta 1925 al Movimiento Olímpico en Francia, la cual dirigía y de las ideas del psicólogo Carl Gustav Jung que comenta que el círculo representa la continuidad y también el ser humano.

Bulo de la piedra olímpica

Existe una errónea idea de que el diseño de los Anillos Olímpicos proviene de una piedra que fue encontrada en Delfos. Esto se debe a que Carl Diem, presidente del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de Berlín 1936, deseaba llevar a cabo una ceremonia con la llama olímpica con una mezcla de antigüedad y misticismo en torno al origen griego a los Juegos Olímpicos. Para esto, ordenó la creación de una piedra que se colocaría en las ruinas del Estadio de Delfos donde se celebraban los Juegos Píticos en honor a Apolo con los Anillos Olímpicos esculpidos en sus cuatro caras. La ceremonia consitió en que el portador de la antorcha pasó por Delfos desde Olimpia en compañía de una escolta de tres corredores que partió hacia el norte de este sitio histórico rumbo a Berlín desde el lugar donde estaba colocada la piedra y tras celebrar el evento los organizadores se olvidaron retirar esta piedra del lugar dejándola en ese sitio. Tras visitar el sitio años después, dos escritores británicos Lynn y Gray Poole, a fines de los años cincuenta, observaron la piedra esculpida e informaron que el diseño de los anillos proviene de los antiguos griegos como un enlace entre los juegos olímpicos antiguos y modernos en su obra “Historia de los antiguos Juegos”. A esta falsificación se la conoce como «la piedra de Carl Diem».
En los congresos de 1914, celebrado con motivo del vigésimo aniversario de la restauración de los juegos, el emblema fue adoptado como símbolo olímpico y convertido en la bandera oficial del Movimiento Olímpico, estrenados en los Juegos Olímpicos de Amberes 1920.

No obstante los diseñadores de cada país que patrocina los Juegos Olímpicos tienden a mantener los mismos patrones de color al crear el logotipo para el evento de ese año. Veamos pues, sin entrar a valorar el nivel del diseño, alguno de los identificadores del pasado.

Entradas recientes

2018-03-16T21:02:08+00:00